Verificado

Carretera Brasil-Perú pone en peligro a los bosques

11:04 Sep 17 2012 Amazonía

Descripción
Carretera Brasil-Perú  pone en peligro a los bosques

17/09/2012 - Si bien la Carretera Interoceánica Sur –que une el noroeste de Brasil con el sur del Perú- ha facilitado el comercio bilateral, también ocasiona numerosos problemas en la región como el aumento del tráfico de madera y la minería artesanal.




"Hay un grado de devastación inconmensurable de las áreas forestales por las que pasa la vía. La nueva ruta acelera el flujo de la madera extraída por el contrabando”, señaló Antonio Zambrano, coordinador del Área de Integración Solidaria de Forum Solidaridad Perú –institución que le da seguimiento al impacto de los megaproyectos en el país.

De acuerdo a los estudios realizados por dicha entidad, las perspectivas para la zona en los próximos 20 años son muy negativas, con la posibilidad de especulación debido a la compra de tierras para la agroindustria.

"Como ha ocurrido en otras carreteras con características similares, primero se centraron en la madera y luego viene el interés por la tierra, con la consiguiente intervención de los agronegocios. Finalmente, este proceso culmina con la especulación en el valor del suelo a lo largo de todo el camino", manifestó Zambrano Allende.

Los impactos en el entorno de la carretera y las precauciones necesarias para la preservación de los bosques en áreas como Madre de Dios también fueron analizados por la ONG Conservation Strategy Fund (CSF). "Las áreas que requieren mayores esfuerzos de conservación son las otorgadas a empresas madereras, ya que en el futuro van a ser presionadas por la ejecución de las actividades agrícolas", dice un estudio de CSF.

Incluso las comunidades indígenas que viven cerca del proyecto se vieron afectadas. "La escuela está en un lado y el pueblo por el otro, lo que aumentó considerablemente el número de accidentes de peatones en nuestras comunidades", lamentó Guinea Moura, residente de la zona.

:: Algo de historia

La Interoceánica Sur, que a través del estado de Acre (Brasil) forma parte de un proyecto firmado en 2000 por el gobierno del entonces presidente Fernando Henrique Cardos, con otros 11 países de América Latina. La propuesta, conocido como el Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional en América del Sur (IIRSA) fue financiada inicialmente por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) con el objetivo de interconectar, a través de la construcción de carreteras, los puertos más importantes de América del Sur.

De acuerdo con el proyecto, Brasil estaba obligado a invertir USD 50 millones por año en su ejecución. Sin embargo, durante el gobierno de Lula, este valor aumentó a USD 990 millones al año, no sólo para el Corredor Vial Interoceánico Sur, sino también para la construcción de la Interoceánica Norte y otros proyectos conjuntos en la generación de energía.

El objetivo central de la carretera, de aumentar el comercio entre los dos países, fue alcanzado. Aunque es difícil medir el impacto real de la carretera, el intercambio entre los dos países aumentó de USD 2.9 billones en 2010 a 3,6 millones el año pasado; el más alto en las relaciones entre Brasil y Perú.

"El camino ha beneficiado principalmente a los pequeños y medianos empresarios. El sector de alimentos fue el que más ha mejorado. Las grandes empresas siguen prefiriendo el mar ", afirma Augusto César Maia, presidente de la la Cámara Brasil-Perú.


Data adicional

Credibilidad: UP DOWN 0